Difícil comprender que un familiar sea capaz de asesinar a un ser querido, eso ocurrió en Manrique Central

Juan Felipe Sierra, estudiante de la Universidad de Antioquia, fue quien llevó la peor parte de esta intolerancia.

Aun la comunidad cercana a la familia Sierra, que habita en la calle 77, entre carreras 44 y 45, del barrio Manrique Central, no asimila lo ocurrido en la noche del jueves 9 de noviembre, cuando uno de los miembros de la familia se alteró de tal manera que asesinó a su sobrino e hirió, gravemente, a su madre.

Ese hecho lamentable se presentó entre las 8:30 y las 9:00 de la noche, en el segundo piso de la vivienda. Allí, el agresor, maltrataba verbal y físicamente a su progenitora, como lo hacía frecuentemente en condiciones de drogadicción. Esta vez, el nieto de la señora y sobrino del agresor, quien vivía con ellos, intercedió para que se acabara la discusión y agresión. Esa intervención fue fatal.

En cuestión de segundos, el sujeto problemático, Hugo Alejandro Sierra Álvarez, de 41 años, acuchilló a sus dos familiares. La peor parte se la llevó Juan Felipe Sierra, aunque en un principio nadie se imaginó que le iba a costar la vida. Ante la delicada situación, ambos heridos, fueron trasladados a Urgencias del Hospital San Vicente Fundación; pero el joven, de 36 años, estudiante de ciencias políticas, de la Universidad de Antioquia, murió sin recibir atención médica; mientras, que su abuela se recupera en el mismo centro de salud. 

En este sector de Manrique Central se presentó el doloroso caso de intolerancia.

Al parecer, la señora, de 72 años, fue agredida con cuatro puñaladas, dos en el tórax, otra en el cuello y otra en la mano.  

El asesino de 41 años, fue capturado en flagrancia, a quien le iniciaron un proceso por el delito de homicidio agravado y tentativa de homicidio agravado. Según las autoridades, este hombre había recibido tratamiento por diversos problemas psiquiátricos.

También te podría gustar...